Agro Cultura Mexicana

"Del campo para la ciudad"

Capulín, pequeño y rico

 

 

 

 

 

 

El capulín es un árbol de 12 Mt de altura de corteza rojiza y hojas alargadas con flores agrupadas en racimos, crece en casas y de manera silvestre en áreas de selva tropical caducifolia.    La palabra capulín viene del náhuatl "capolcuahuitl".

El capulín, también conocido como cerezo mexicano; es un fruto carnoso, pequeño, de color negro rojizo que tiene un sabor agridulce y astringente. Pertenece a la misma familia de la cereza y tiene gran presencia en nuestra cocina y goza de excelentes beneficios para la salud.

Esta pequeña fruta tiene mucha historia, usos y propiedades, por ejemplo, en Morelos, Hidalgo y en el Estado de México se usa en arreglos y amuletos para protegerse del mal, pero también para tratar la tos, aliviar la diarrea y el dolor abdominal; para ello se cuece tanto la raíz como las hojas y se endulza con miel de abeja.

El capulín es uno de los frutos con mayor contenido de vitaminas A, B y C, también es rico en minerales; contiene importantes cantidades de ácido cítrico; málico y cianhídrico.

Los capulines son un alimento fácil de digerir; generalmente se consumen crudos o cocidos, pero también se puede consumir en mermeladas, jaleas, jarabes o bebidas alcohólicas.

Las ramas frescas del árbol de capulín se utilizan para hacer “limpias” al pasar por el cuerpo un manojo de ellas.  
Actualmente el capulín es cultivado en cinco estados: Estado de México, Puebla, Veracruz, Ciudad de México y Jalisco; y tan sólo en 2018 se obtuvieron más de 220 toneladas de este fruto.

Autor: Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural. Fecha de publicación, 20 de julio de 2019


Contacto: pega_omar@hotmail.com.mx