Agro Cultura Mexicana

"Del campo para la ciudad"

Tomates deshidratados

 

 

 

 

 

Los tomates secos o deshidratados es una rica y sana forma de conservar los tomates sobrantes de la cosecha, o simplemente, otra opción para cocinar nuevos platos.

Deshidratar los tomates es algo sencillo y muy barato. Podemos hacerlo de dos maneras, secados al sol o en el horno.

Elaboración.- Se lavan bien los tomates, se cortan en cuartos y se escurre el exceso de jugo, algunas personas quitan las semillas.

Secado al sol.- Se ponen los tomates boca abajo (corte abajo) en una malla o rejilla metálica para que los jugos sobrantes caigan al papel que pondremos debajo para no manchar la superficie. Se les pone abundante sal y si se desea se puede agregar un poco de orégano o albahaca y unas gotas de aceite de oliva.

La rejilla se pone al sol en un lugar seco y sin humedad. Es necesario podemos poner encima un paño de algodón fino o lino para que los insectos o sustancias diversas.

Para que estén bien secos se tarda de una a tres semanas.

En el Horno.- Se pre-calienta el horno. Se pone un poco de aceite de oliva en la bandeja del horno o ponemos papel de cocina para que luego no se peguen los tomates. Ponemos los tomates boca arriba, le podemos añadir sal, orégano, albahaca, romero, etc.

Lo dejamos el horno a fuego bajo durante aproximadamente 3 horas dependerá del horno.

Conservación.- El resultado lo guardamos en botes de cristal herméticos limpios y estériles. Podemos cubrir los tomates secos con aceite de oliva, si se desea podemos añadirle plantas aromáticas según nuestro gusto.

Si el proceso de secado se ha realizado correctamente, los tomates secos durarán varios meses. Es aconsejable esperar al menos una semana antes de consumirlos para que la conserva coja sabor.

 

 

www.agro-cultura.mx


Contacto: pega_omar@hotmail.com.mx