Agro Cultura Mexicana

"Del campo para la ciudad"

Frijol: regalo de México para el mundo

 

 

 

 

Los frijoles constituyen una parte importante en la dieta de los mexicanos, son fuente

importante de proteínas y son compañeros inseparables de muchos de nuestros platillos.

Las plantas de frijol son hierbas rastreras y trepadoras con foliolos de tres hojas. El color de sus flores tiene tonalidades rosas, lilas y violetas. Sus semillas, lo que conocemos como frijol propiamente, tiene forma de riñón y crecen en una vaina comestible como legumbre (ejotes, del náhuatl exotl).

Se conocen alrededor de 70 variedades de frijol en el mundo, de las cuales 50 se encuentran en México pero se cultivan principalmente cuatro especies: frijol común, comba, ayocote y tepari. Al frijol se le conoce con distintos nombres, según la región: poroto, alubia, caraota y judía.

El frijol  ha sido agrupado de acuerdo con su color en: negros, amarillos, blancos, morados, bayos, pintos y moteados. Las variedades más consumidas son mayocoba, peruano, flor de mayo y flor de junio, garbancillo, manzano, negro San Luis, negro Querétaro y pinto.

Como otras leguminosas, estas plantas en sus raíces tienen nódulos con bacterias fijadoras de nitrógeno. El frijol contiene carbohidratos y alto contenido de proteínas, fibra, grasa y minerales (calcio y hierro) y vitaminas del complejo B como la niacina, riboflavina, ácido fólico y tiamina.

Los principales estado productores son Durango, Sinaloa, Chihuahua y Chiapas, sin embargo, Zacatecas que es el principal productor de frijol, pues de su campo se obtiene la tercera parte de la producción nacional.

Autor: Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación. Fecha de publicación, 19 de octubre de 2015


Contacto: pega_omar@hotmail.com.mx